domingo, 8 de septiembre de 2013

-Carta de un Anarquista a su Madre-



Cuando marchamos....
Cuando marchamos todos sabemos los riesgos que corremos, Madre... no permitas que de tu mente y tu corazón se apodere el miedo, pues mi lucha habrá sido en vano, "ellos" habrán ganado y en mi tumba habrán de escribir "aquí yace un hombre derrotado".
Madre, no permitas que las lagrimas sequen tu corazón, pues entonces la perdida sera doble, por un lado sufrirás por tu hijo, por mi lado sufriré por mi madre.
Madre, no sufras mujer, levántate, no decaigas, pues si permites que te roben la esperanza, mi lucha no habrá valido nada, mujer, mantente fuerte, pues en ti resguardare mi alma y cuando sientas que te faltan fuerzas y ganas, piensa que te estaré cuidando en otra forma, ya sea con alas y espada o con cuernos y garras, pero de ti seré fiero guardián para que tu jamas decaigas.
Madre, ¿no comprendes? yo nunca fui valiente, pero aprendí a sacar coraje del miedo y eso lo aprendí al verte, me enseñaste a luchar contra lo que era injusto, me enseñaste a no rendirme por difíciles que parecieran los obstáculos, me enseñas que ningún monstruo era invencible, que bastaba con hacerle frente. Cierto día me enseñaste a que las injusticias y la miseria no me fueran ajenas, en resumen, de ti aprendí a tener valor y a usarlo, usarlo para combatir las injusticias de este mundo insano y así tratar de proveer un mejor lugar para ti, mi madre, para mis hermanxs, para ser dignos de ser llamados "seres humanos".
De todos mis héroes, de los reales e imaginarios, de los superheroes y de los revolucionarios, mi favorito siempre fuiste tu y es que tu corazón era mas noble y mas valiente que el de cualquiera que hubiera imaginado.
¿Es que sigues sin darte cuenta mujer de todo lo que me has dado?
Colocaste mi corazón de lado correcto, de lado izquierdo y es que mujer, si por un momento te dieras por vencida por la perdida de este tu hijo, mi lucha carecería de sentido y mi alma quedaría extraviada en el olvido, mis ideales quedarían aplastados ante las armas del enemigo.
No mujer, no puedes cubrirte de lagrimas, al menos no mas de las estrictamente necesarias, no puedes rendirte y perder de la vida las ganas, no mujer, no quieras seguirme, pues la mejor forma de subversión que puedes usar contra este Estado, es mostrarle que aunque te hayan arrebatado mi cuerpo, tu hijo sigue vivo. Que se joda el Estado, que sepan que no lo han logrado, que la lucha no ha terminado y que el miedo que inyectaron en ti, no ha surtido efecto pues tu corazón tiene filtro contra la cobardía.

Cuando marchamos sabemos a lo que nos arriesgamos y en el camino planeamos el como queremos ser recordados por aquellos que nos amaron.
Cuando marchamos todos sabemos las posibilidades que hay del lugar al que marchando vamos, del que quizá no haya regreso pero cuando marchamos lo hacemos por que creemos que ustedes no merecen esto, los que amamos merecen mucho mas que eso, merecen vivir en un mundo mejor, en un lugar donde las marchas sean solo un viejo recuerdo y un referente de la lucha por un mundo nuevo.

Gracias mujer, tu corazón supo contagiar de amor tu entorno, tus manos supieron ser guardia y guía, bendita seas tu entre todas las mujeres pues tu vientre supo gritar rebeldía

0 comentarios:

Publicar un comentario